Estufas ecológicas empoderan a mujeres indígenas en Brasil

A Brazilian woman with her eco-stove
Una familia indígena del grupo guaraní kaiowá orgullosamente utiliza su ecoestufa por primera vez. (Gilmar Ganache/PNUD Brasil)

por Daniel De Castro y Jacob Said, ganadores del concurso de historias del PNUD

El día amanecía sobre las tierras indígenas y Delma Gonçalves, de 41 años, llevaba ya dos horas de caminata hacia el lugar donde ella y el resto de las habitantes de su asentamiento recogían leña. El viaje de vuelta sería aún peor: bajo el ardiente sol, 
transportaría un haz de leña de 20 kilos sobre sus hombros. Delma pertenece al grupo indígena guaraní kaiowá, el segundo grupo indígena más grande del país, que habita en tierras de Panambizinho, a 250 kilómetros de la capital del estado de Mato Grosso do Sul, en el centro-oeste de Brasil.

Tres veces por semana, durante muchos años, ésta ha sido la rutina matinal de Delma.

Aspectos Destacados

  • 53.000 habitantes indígenas de Brasil tendrán la oportunidad de disfrutar de vidas más saludables gracias a las nuevas ecoestufas.
  • El diseño y el material de las cocinas ayudan a retener el calor más tiempo, y como resultado, las placas se mantienen calientes durante un máximo de cinco horas, por lo que es fácil para la gente para cocinar los alimentos sin supervisión constante.
  • El medio ambiente también se beneficia, ya que producen gases de efecto invernadero significativamente menores debido a un uso más eficiente de la leña.

"La espalda me dolía mucho, y llegaba a casa tan cansada que no tenía energía para cocinar", dice Delma. Todos los días hacía un fogón para el almuerzo en el suelo, usando unas latas para protegerlo del viento y un serpentín que perteneció a una refri-geradora como parrilla improvisada.

Además de empeorar su dolor de espalda, el fuego en el piso llenaba la casa de humo, perjudicando la salud de los hijos de Delma, quienes 
sufrían de problemas respiratorios como asma, neumonía y bronquitis. Pero todo esto ha comenzado a cambiar con la llegada de estufas de leña de alto rendimiento, que han ayudado a transformar la vida de decenas de familias indígenas en Panambizinho.

La tecnología para la fabricación de las llamadas “ecoestufas” fue desa-
rrollada por un grupo de organizaciones no gubernamentales brasileñas, mediante un proyecto del PNUD para la promoción del acceso a la energía de bajo costo y ecológica en el semiárido noreste del Brasil. En la 
actualidad se está adaptando para atender a las necesidades de la población guaraní kaiowá en la saba-na tropical brasileña. En contraste con 
las estufas de leña tradicionales 
construidas con materiales como cemento y hierro, las nuevas estufas están hechas con materiales de bajo costo propios de la región: arena, barro y ladrillos.

La iniciativa del PNUD forma parte de un programa conjunto desarrollado en colaboración con otras agencias de la ONU, con objeto de promover la seguridad alimentaria y asegurar la nutrición en las comunidades indígenas, especialmente la de mujeres y niños. En total, el número potencial de beneficiarios del proyecto asciende a 53.000 indígenas en todo el país. Esta estufa se considera ya un modelo de tecnología sostenible y se espera que sea utilizada en otros proyectos similares en todo el mundo, lo que constituye un objetivo importante del programa.

BENEFICIOS DE LAS “ECOESTUFAS”
Los materiales y el diseño de las estufas contribuyen a retener el calor durante más tiempo, y una placa de arcilla especial colocada sobre el fuego actúa como barrera a la pérdida de energía y conduce mejor el calor. Como resultado, las placas se mantienen calientes hasta cinco horas, incluso después de que el fuego se ha apagado, por lo que resulta más fácil cocinar los alimentos sin supervisión constante.

Gracias a la nueva estufa, la salud de todos los miembros de la familia de Delma ha mejorado, sobre todo la de sus hijos, los cuales, además de comer mejor, ahora sufren menos problemas respiratorios. El nuevo hornillo cuenta con una chimenea que mantiene la casa bien ventilada y elimina el humo y otros subproductos.

El medio ambiente también se beneficia de este tipo de cocinas, ya que producen una cantidad significativamente menor de gases de efecto invernadero debido al uso más efi-
ciente de la leña.

La alta eficiencia energética de la nueva estufa hace posible el uso, como combustible, de ramitas delgadas, hojas secas, hojas de maíz y corteza de árbol, fáciles de encontrar en el patio de las viviendas, donde las familias suelen cultivar plantas y árboles. Uno de los objetivos del proyecto es animar a las familias a abandonar el uso de leña pesada. La Madera más ligera y pequeña está disponible alrededor de la vivienda y disminuye el impacto ambiental sobre los bosques cercanos.

Los largos recorridos de Delma para buscar leña han terminado. Ahora, en su patio trasero recoge pequeñas ramas que han caído de los árboles. “Ese tiempo que ahorro lo utilizo para cuidar mis hijos y la casa. Retiro las malas yerbas del patio, lavo la ropa y barro el porche. Y también cuido del jardín,” afirma mientras bebe su tereré, una bebida tradicional de la región a base de yerba mate.

El fuego tiene un significado espiritual para el pueblo kaiowá: es sinónimo de purificación. En ge-neral, el fuego está cuidado por las mujeres, cuyo papel es el de unificar y alimentar a la familia. En torno al fuego, ahora sostenible y saludable, Delma y otras mujeres indígenas de Panambizinho no sólo cubren las necesidades nutritivas diarias de sus familias, sino que alimentan también una larga tradición.

DANIEL DE CASTRO es analista de comunicaciones del PNUD en Brasil. Antes de incorporarse al PNUD en 2010, trabajó como periodista durante más de seis años en Bloomberg LP, en Nueva York, y como coordinador sobre el terreno de Médicos sin Fronteras en Camerún.

JACOB SAID es asistente de comunicaciones del PNUD en Brasil desde 2011. Anteriormente, se había desempeñado como consultor de comunicaciones, promoción y multimedios para el Centro Internacional de Políticas para el crecimiento inclusivo en Brasilia.

VIDEO: Estufas ecológicas en Brasil