• Por mejores políticas de transparencia y rendición de cuentas en América Latina | Gerardo Berthin

    19 dic 2013

    cero corrupcion

    A fines de noviembre del 2013 se llevó a cabo en la Ciudad de Panamá la Quinta Sesión de la Conferencia de los Estados Parte de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (CNUCC).  Más de 1.500 delegados (la más concurrida hasta la fecha) de los Estados Miembros, de la sociedad civil, la comunidad académica, el sector privado y los medios de comunicación, participaron de sesiones plenarias, paneles de diálogo y talleres.  A la fecha,la CNUCC ha sido ratificada por 169 estados, y en América Latina sólo una media docena de países todavía no son parte.

    El PNUD en alianza con la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC), han venido haciendo un esfuerzo conjunto para entender mejor cómo los Estados Parte de la CNUCC diseñan e implementan políticas de transparencia y rendición de cuentas.  Desde el 2012, la Oficina Regional de UNODC para Centroamérica y el Caribe en Panamá y el PNUD han venido ahondando esfuerzos. 

    Uno de los principales desafíos que merma la relación desarrollo humano y gobernabilidad democrática en América Latina y el Caribe sigue siendo la alta percepción de corrupción y la reiterada experiencia en particular con sobornos. Esto contribuye a la persistencia de la desigualdad y ponen en riesgo la utilidad potencial de políticas públicas como un instrumento importante para promover una mayor igualdad en desarrollo humano.  Por ejemplo, la gente hace una relación entre la corrupción percibida y la calidad de los servicios públicos, evidenciando una relación entre el desempeño del gobierno y la corrupción percibida. Al mismo tiempo, esta percepción afecta adversamente el apoyo ciudadano y la legitimidad a la gobernabilidad democrática, en particular porque refuerza una desconfianza de la ciudadanía hacia la capacidad del Estado democrático para prevenir y sancionar prácticas corruptas.

    Las políticas coordinadas contra la corrupción y el papel de los organismos de prevención de la corrupción han sido temas poco analizados no sólo en nuestra región, sino en otras latitudes del mundo.  De ahí que nace la idea de hacer un primer intento de sistematizar experiencias de políticas anticorrupción en América Latina. El documento que se hizo público en el contexto del evento de la CNUCC en Panamá, se concentra en las experiencias de Argentina, Colombia, Chile, El Salvador, y México, en el diseño e implementación de políticas anticorrupción, ordena la rica discusión que se dio en el contexto del taller regional en Panamá, y examina la marcha de los procesos de políticas y acciones en los cinco casos, el contexto normativo, las características, los actores y los principales desafíos.  Surge un primer marco básico de reflexión para entender el diseño, la implementación, las coyunturas críticas para la adopción de políticas anticorrupción y otros elementos necesarios para su sostenibilidad.

    En América Latina, los países han respondido de formas variadas a la necesidad de prevenir y sancionar prácticas corruptas.  Algunos, están en la fase de establecer sus aparatos y políticas anticorrupción, mientras que otros llevan más de 30 años en esta senda. Los 5 países que son objeto de esta sistematización han adoptado normas anticorrupción de acuerdo a su marco legal, y en respuesta a cumplir compromisos regionales y globales.

    La base para políticas anticorrupción es de “doble vía.” Implica por un lado una re-evaluación del papel del Estado y sus instituciones para asumir el liderazgo proactivo para articular políticas en pro de la transparencia y la anticorrupción, desde arriba hacia abajo y vice versa, y en el interior del aparato estatal.  Por el otro, implica la promoción de alianzas estratégicas con organizaciones sociales y la ciudadanía. Eso implica que, antes de diseñar cualquier política de transparencia y anticorrupción, es importante dimensionar su factibilidad política, en términos de legitimización, capacidad y asignación de recursos.