Nuestra Perspectiva

      • Hacia una propuesta de parentalidad│Carina Lupica

        15 abr 2014

        image
        JULIO LIMPIAS ADMINISTRA LA TAREA DE SER PADRE Y MANEJAR UN NEGOCIO ECOLOGICO EN BOLIVIA. FOTO: PNUD BOLIVIA

        En la última década se incorporaron al mercado de trabajo en América Latina y el Caribe alrededor de 22,8 millones de mujeres. Con ese avance, más de 100 millones de mujeres integran la fuerza laboral en la actualidad. Pese a ello, su participación laboral en zonas urbanas (52,6%) aún es inferior a la de los hombres (79,6%), y subsiste una inserción femenina en trabajos de escasa calidad, con consecuencias negativas en el nivel de ingresos y sus posibilidades de desarrollo. Las tareas del hogar y de cuidado de la familia que las mujeres continúan asumiendo de manera primordial contribuyen a explicar esa realidad. Entre las principales causas de las resistencias a la reestructuración de los tiempos dedicados por las mujeres y los hombres al trabajo para el mercado y en los hogares sobresalen dos principales: por una parte, existe una fuerte identificación de los hombres con el trabajo remunerado y de las mujeres con el trabajo reproductivo. Por otra parte, la organización tradicional del trabajo productivo también dificulta el mayor compromiso de los hombres con el cuidado. Basta analizar el ordenamiento jurídico laboral de los países de la región para comprobar que fue creado para un trabajador hombre del sector industrial, Leer más

      • Desigualdad en la encrucijada | George Gray Molina

        04 abr 2014

        image
        MANEJO SOSTENIBLE DE LA TIERRA EN APÚRIMAC. FOTO: PNUD PERÚ

          Después de una década en la que cayó la desigualdad por ingresos en América Latina, datos nuevos muestran que la tendencia se estancó en la región –en algunos países, inclusive aumenta la concentración de ingresos. La evidencia proviene de la última revisión de datos de los hogares, según laBase de Datos Socioeconómicos para América Latina y el Caribe (SEDLAC) publicada por el Banco Mundial. El coeficiente de Gini (el índice más utilizado para medir la desigualdad de ingreso) regional disminuyó en un promedio de 0,94% anual, mientras que en 2011 se redujo en apenas un 0,33%, y en 2012 cayó un magro 0,02%. Basándonos en estos datos, nuestras estimaciones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) muestran que en seis de los 16 países analizados, la desigualdad se ha estancado entre 2010 y 2012. ¿A qué se debe tal atascamiento? Sin cambios apreciables en las transferencias sociales ni en las pensiones en este periodo, el culpable parece ser el mercado de trabajo, en particular el segmento de baja calificación laboral de los sectores de servicios, de donde salió gran parte de los nuevos puestos de trabajo durante el boom económico. Como el crecimiento en los ingresos del trabajo Leer más

      • ¿Cómo se amplían las capacidades de niñas, niños y jóvenes? | Martín Fuentes

        24 mar 2014

        image
        EL INFORME SOBRE DESARROLLO HUMANO DE PANAMÁ DESTACA LA NECESIDAD DE APRENDER A INVESTIGAR Y DESARROLLAR EL PENSAMIENTO CRÍTICO. FOTO: PNUD PANAMA

        El último Informe sobre Desarrollo Humano de Panamá habla de primera infancia, juventud y de formación de capacidades para la vida. En el camino revisa temas difíciles, como la formación para el trabajo, la familia, la educación y  el  tema de si los jóvenes estudian y/o trabajan. Una entrada obvia al tema de las capacidades en muchos de nuestros países es la preocupación por la formación para el trabajo, ya sea porque los sectores productivos aspiran a tener una oferta permanente de personal calificado, o porque el país quiere hacer una apuesta más decidida por una economía basada en el conocimiento. La preocupación por la formación para el trabajo es relevante, pero es un tema de corto plazo y es más importante formar personas y ciudadanas/os, que además tengan habilidades para el trabajo. De hecho, muchos empresarios reconocen que les importa más contratar personas creativas y con iniciativa, que son más “difíciles de conseguir”, ya que las habilidades aplicadas se aprenden más fácilmente. Por lo tanto, lo importante es formar bien habilidades básicas para “aprender a aprender”, es decir, más que pretender ser un cúmulo de información, lo importante es saber “qué buscar y dónde” y tener criterios para seleccionar lo Leer más