Nuestra Perspectiva

      • ¿Qué tienen las empresas que ver con los derechos humanos? | Heraldo Muñoz

        06 sep 2013

        image
        Las empresas deben trabajar junto con los gobiernos y la sociedad civil para proteger los derechos humanos, ya que contribuyen al crecimiento económico. En la foto, mineros en Brasil (Foto: Sebastião Barbosa/ONU)

        ¿Qué ha llevado a más de 400 representantes globales, regionales y nacionales de empresas, asociaciones industriales, gobiernos, organismos regionales e internacionales, sindicatos, sociedad civil y representantes de pueblos indígenas a debatir juntos sobre el impacto de las empresas en los derechos humanos? Fue lo que me pregunté al abrir el primer Foro Regional de América Latina y el Caribe sobre el Impacto de las Empresas en los Derechos Humanos, que tuvo lugar en Medellín del 28 al 30 de agosto, y que reunió representantes del sector minero, energético-petrolero, de alimentos y bebidas, banca y finanzas y agropecuario. Dialogaron con comunidades locales, ONGs y funcionarios del sector público. Sin duda la región ha crecido en los últimos años, pero la inversión, especialmente en el ámbito de las industrias extractivas y la tenencia de la tierra, tiende a estar asociada a conflictos sociales. Y eso es un desafío que tenemos que enfrentar si buscamos, juntos, un desarrollo realmente sostenible: en los ámbitos económico, social y ambiental. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reconoce a los derechos humanos como componente central del desarrollo humano. Por eso hemos convocado a este Foro, con el apoyo del Grupo de trabajo de la Leer más

      • Los conflictos han cambiado, y esto debe reflejarse en la futura agenda de desarrollo | Jordan Ryan

        02 ago 2013

        image
        Residentes del campamento de Somaliland desplazadas debido a sequía o conflicto. (Foto: Stuart Price/UN Photo)

        Desde la creación de las Naciones Unidas en 1945, la comunidad mundial se ha esforzado para abordar los retos relativos a los conflictos interestatales. Ahora, en 2013, la naturaleza de los conflictos está cambiando. Actualmente, los conflictos armados que causan 1.000 o más muertes anuales han disminuido drásticamente. Más de 526.000 personas aún mueren por medios violentos cada año, pero la mayoría de estas muertes responden a conflictos internos, y no a guerras entre países. Nuevas formas de conflictos violentos han reemplazado las guerras tradicionales. Algunos ejemplos son la violencia intercomunitaria, como la ocurrida en la República Democrática del Congo, Somalia y Siria, y la violencia relacionada con la delincuencia, tan frecuente en distintitas partes de América Latina y el Caribe. Hoy, por cada muerte ocurrida en una guerra reconocida, nueve personas pierden la vida en manos de delincuentes y pandillas violentas. Esta forma de violencia entorpece los esfuerzos para luchar contra la pobreza, hace mella en las comunidades y expone a mujeres y niñas a numerosos abusos. Ahora que los líderes mundiales se están preparando para debatir el contenido de la nueva agenda mundial que reemplazará los Objetivos de Desarrollo del Milenio a partir de 2015, reconocer la naturaleza cambiante Leer más

      • Las altas expectativas de la juventud iberoamericana | Heraldo Munoz

        22 jul 2013

        image
        Dos tercios de los jóvenes de Iberoamérica ven el futuro con una mirada optimista. Foto: Wim Bouden/PNUD Perú

        Las recientes protestas ciudadanas en varios países latinoamericanos ratifican la urgencia de entender las demandas de los jóvenes y de redoblar esfuerzos ante los persistentes problemas estructurales de nuestras sociedades, especialmente la desigualdad. Pero también son una oportunidad de repensar la gobernabilidad democrática en el siglo 21, la era digital y del activismo en las redes sociales. El incremento de tales movilizaciones también nos dice que los jóvenes, más allá de ser escuchados, quieren participar activamente en el desarrollo de sus sociedades. De hecho, la 1ª Encuesta Iberoamericana de Juventudes, que presentamos el 22 de julio en Madrid, muestra que los jóvenes esperan que su participación aumente en los próximos cinco años. Como consecuencia, si las instituciones no abren espacios formales a los jóvenes, las protestas podrían convertirse en el medio más efectivo para hacerse escuchar. Además, la región desperdiciaría una oportunidad de capitalizar la participación ciudadana y ampliar la calidad de su gobernabilidad democrática. El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha participado en el proceso de definición, administración y análisis de la Encuesta Iberoamericana de Juventudes, elaborada junto con la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ), con los dos principales bancos de desarrollo de América Latina (BID Leer más