El gran desafío de Jililí


El PNUD en Piura

Hoy existe un mejor futuro para muchos jóvenes de este caserío gracias a la producción de miel de abeja y el cuidado de diversas especies de árboles.

Los inicios de la Asociación de Pequeños Productores Agropecuarios del distrito de Jililí, al norte de Piura, fueron accidentados. Cuando el Programa de Pequeñas Donaciones del GEF/PNUD, llegó a este caserío planteó crear un vivero para la conservación de diferentes especies de árboles del bosque húmedo. Sin embargo, nadie se percató que las especies que se buscaban ‒nogal, chochonto, puchuguero negro‒ eran muy poco valoradas. 

“Entonces cambiamos de estrategia: decidimos que en el vivero se sembraría caoba, cedro, falso roble, teca. Las familias volvieron a entusiasmarse: por un tronco de caoba o de cedro de 20 años pueden pagarse hasta 5.000 dólares. Trajimos semillas incluso de la selva en el 2008”, cuenta Damis Zegarra, la coordinadora del proyecto. Este se orientaba a la conservación de los bosques de neblina mediante la apicultura y otras actividades productivas con participación de los campesinos del distrito de Jilili.

Aspectos Destacados

  • Jililí se encuentra a cuatro horas al norte de la ciudad de Piura y a treinta minutos de la frontera con Ecuador.
  • Cerca de 22 hectáreas de bosque húmedo han sido replantadas.
  • El programa se realizó en paralelo al proyecto de Cocinas Mejoradas.

Hoy Jililí se ha convertido en un ejemplo para los caseríos de la zona. De los 10.000 plantones que se rescataron, 8.500 ya fueron replantados. Es decir, cerca de 22 hectáreas de bosque húmedo, mucho más de lo que se había planteado en un inicio. Estos bosques de neblina son hábitat para una serie de especies únicas y muchas de ellas endémicas y otras en proceso de extinción, capturan carbono y son los reguladores del flujo y la intensidad del agua. 

“Ahora lo importante es cuidar los árboles, porque al tener valor son codiciados”, dice Alfredo Carmen Chinchay de 29 años.

Alfredo es vocal de la asociación y uno de los pocos jóvenes que uno observa en Jililí. Los adolescentes, luego de acabar la escuela, suelen marcharse de aquí en busca de un mejor futuro. Esta situación, poco a poco, está cambiando. Y en esto tiene que ver mucho el trabajo de la asociación: muy aparte de la conservación de las especies de árboles del bosque húmedo, actividades como el cultivo de caña de azúcar o la producción de miel de palo de mosquitos sin aguijón, de panela orgánica y chocogil (panela con cacao), se han transformado en una muy buena fuente de ingresos.

Incluso la implementación de cocinas mejoradas ‒cuyo objetivo es proteger el medio ambiente, la disminución de la tala indiscriminada y la salud de las personas‒ es hoy una opción más de trabajo. Esto precisamente le sucede a Alfredo. “Yo fui capacitado para instalar cocinas mejoradas en la comunidad, pero ahora me llaman de otras asociaciones. En dos días de trabajo puedo ganar 60 soles, que son dos o tres veces más de lo que saco trabajando en la caña de azúcar”.     

El caso de Alfredo es emblemático. “A mí me hubiera gustado que estos proyectos llegaran antes, porque creo que así podría estar con todos mis hijos. Los jóvenes tienen más posibilidades de trabajo ahora”, afirma Isabel Chichay Alvarado, la madre de Alfredo. Tiene 67 años, es viuda desde los 30 y siete de sus ocho hijos viven en Lima.

El proyecto del PPD en Jililí ya concluyó. El objetivo ahora es seguir capacitándose, promover esos conocimientos y motivar a las nuevas generaciones. “Si esto fracasa, será por nosotros. Al inicio fue difícil, y seguirá siendo así. Muy pronto tendremos nuestra planta de procesamiento de panela y seguro habrá problemas, pero encontraremos soluciones. Solo de nosotros depende nuestro futuro”, asegura Carlos Rojas, el presidente de la asociación.

Lograr esto es el gran desafío de Jililí.

¿Cómo contactarse con esta asociación?

La Asociación de Pequeños Productores Agropecuarios del distrito de Jililí está afiliada a la Asociación Peruana de Pequeños Comerciantes Ecológicos (Apeproeco). Si desea adquirir sus productos, puede contactarse con la señora Damis Zegarra.

Página web: www.apeproeco.com

Teléfono fijo: 073-202827

Celular: 968-826-897

Correo electrónico: apeproeco2007@yahoo.es

ODM 1: Erradicar la pobreza extrema y el hambre
thumbnail

El primer Objetivo de Desarrollo del Milenio contempla tres metas a lograr para el año 2015: la primera es reducir a la mitad el porcentaje de personas cuyos ingresos son inferiores a un dólar por día, la segunda busca el pleno empleo productivo y el trabajo decente, y la tercera es reducir a la mitad la proporción de personas que padecen hambre.

más