“El avance económico debe ir de la mano con el desarrollo de capacidades”

Entrevista a Rebeca Arias, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas y Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el Perú.


El Perú ha tenido avances significativos en su búsqueda por lograr los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM). La pobreza, por ejemplo, se redujo en casi 20 puntos porcentuales entre el 2001 y el 2011 (hoy representa un 27.8% a nivel nacional). Es decir, la meta de reducir a la mitad la población en situación de pobreza extrema se ha cumplido antes del 2015, año para el que estaba prevista según los ODM. Si bien esta es una muy buena señal, aún existen brechas importantes y áreas de acción relacionadas al desarrollo social y la reducción de la pobreza que deben ser atendidas a lo largo del país. En esta entrevista, Rebeca Arias, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas y Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el Perú, hace una radiografía general del trabajo de la institución que dirige. 

Cuando fue nombrada como Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas y Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el Perú, hace dos años, ¿qué problemas del país le llamaron más la atención?

Cuando asumí el cargo en el 2010 me encontré con un país que experimentaba un crecimiento económico muy importante en la región. La economía del Perú había crecido en un 6% anual en los últimos cinco años. En ese contexto de desarrollo, sin embargo, se identificaban brechas significativas en diferentes áreas. Si bien la pobreza a nivel nacional se había reducido de manera importante, la pobreza en zonas rurales representaba casi el doble que la urbana. Esa era una disparidad que me llamaba mucho la atención.

¿Por qué diferencias como esas persisten si se viene dando un crecimiento económico en el país?

El Perú es considerado actualmente como un país de renta media alta, algo que es muy positivo. Sin embargo, es muy importante entender que el crecimiento económico debe ir de la mano con el desarrollo de capacidades y el fortalecimiento de las instituciones del Estado. Ese es el gran desafío. Para ello, entre otras cosas, se requiere brindar educación de calidad, promover la ciencia y la tecnología, ofrecer acceso a servicios de agua y saneamiento de calidad, lograr una nutrición adecuada para toda la población, facilitar mayores oportunidades de empleo decente y generación de ingresos. Esto es lo que planteamos en el enfoque de desarrollo humano: el desarrollo de capacidades y la generación de oportunidades para aplicar esas capacidades. Las diferencias persistirán si es que no se trabaja en estos campos.

Para lograr esto son fundamentales los vínculos que tienen con sus socios estratégicos. ¿Cómo es la relación del PNUD con el Estado?

A nivel nacional trabajamos con los tres poderes del Estado y con entidades como el Jurado Nacional de Elecciones y la Defensoría del Pueblo. Tenemos una relación muy estrecha de trabajo con la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) pues hemos brindado cooperación en la modernización del Estado, el fortalecimiento del proceso de descentralización, la prevención y gestión de conflictos. A través de la PCM hemos trabajado con la Comisión Interinstitucional de Asuntos Sociales (CIAS), que ahora está más vinculada al Ministerio de Inclusión Social (MIDIS). Con varios ministerios sectoriales tenemos lazos de cooperación muy estrechos. Es el caso del MINAM con el cual tenemos una importante cartera de proyectos en gestión ambiental y cambio climático. Con el Poder Judicial hemos colaborado en la modernización y descentralización de su administración y gestión. Con el Poder Legislativo hemos firmado un nuevo convenio y estamos por definir las líneas de cooperación. Nos parece fundamental fortalecer el sistema de partidos políticos, imprescindible para fortalecer la democracia del país.

El apoyo a la Defensoría del Pueblo se ha dado desde los inicios de esta. ¿Qué otros ejemplos exitosos podría mencionar en el área de Gobernabilidad Democrática?

Ayudamos a poner en marcha la Defensoría del Pueblo y hemos trabajado, entre otras cosas, en el fortalecimiento de sus capacidades de vigilancia de los derechos de grupos específicos, como personas con VIH, poblaciones indígenas o poblaciones afrodescendientes. En el área de Gobernabilidad hemos trabajado también con el Consejo de la Prensa Peruana, facilitando el acceso de la población a la información, en la lucha anti-corrupción. En la región Tumbes estamos apoyando a la implementación de un sistema de información georeferenciado sobre crimen y violencia. Nuestro objetivo es que este se replique en otras regiones e, incluso, se pueda llegar a establecer un “Observatorio Nacional de la violencia y el crimen” que sirva de instrumento de monitoreo y brinde información para la formulación y ejecución de políticas de seguridad ciudadana, tal como existe en algunos países.

En el campo del desarrollo social, un caso emblemático en el trabajo del PNUD es el del programa Juntos.

El PNUD fue la primera institución internacional que colaboró con este programa desde sus inicios en el 2005. Ayudó a su consolidación y a que se convirtiera en uno de los programas que más ha contribuido a la reducción de la pobreza en el país. En cinco años logró beneficiar a 638 distritos de 14 regiones, atendiendo a más de 410 mil hogares de Áncash, Amazonas, Apurímac, Ayacucho, Cajamarca, La Libertad, entre otros departamentos. En este mismo ámbito hemos apoyado a la consolidación de la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza, a nivel nacional y regional, priorizando poblaciones (población infantil) y temáticas (desnutrición crónica) hasta el año pasado.  Hemos contribuido al proceso de descentralización al fortalecer las capacidades técnicas y operativas para el diseño de planes de desarrollo de los gobiernos regionales. En La Libertad, por ejemplo, hemos contribuído a establecer un centro regional de planificación. Queremos continuar apoyando a los gobiernos regionales en la formulación de planes de inversión en el marco del SNIP.

Una parte muy importante de la labor del PNUD es la preparación y respuesta de emergencia y gestión de riesgo de desastre.

Así es. Otro factor que me llamó mucho la atención cuando llegué al Perú fue la gran vulnerabilidad que tiene el país frente a los desastres. Los fenómenos climatológicos , las condiciones geográficas y geológicas, hacen que el Perú esté expuesto a sismos, tsunamis, olas de frío, huaycos, inundaciones. Por ello, se han desarrollado proyectos que han generado mapas de riesgos y de recursos, organizado simulacros y brindado herramientas para implementar sistemas de alerta temprana en Lima, Callao, Huaura, Cañete, entre otros. Con el programa Ciudades Sostenibles, que trabajamos junto con el Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), buscamos mitigar el impacto de los desastres. Gracias a los mapas de riesgos y estudios de suelos y medidas de mitigación, las municipalidades pueden desarrollar políticas y planes de ordenamiento territorial. Así también pueden identificar zonas seguras para ser habitadas. Estos trabajos  ya se ha hecho en 10% de las municipalidades del Perú y falta que se repliquen en otras zonas.

El Perú se encuentra entre los 10 países más megadiversos del mundo. ¿Qué podría comentarnos del área de Medio Ambiente y Cambio Climático?

Gran parte de nuestro trabajo a nivel nacional se da en un entorno caracterizado por una gran diversidad biológica. En ese sentido, la protección y el uso sostenible de los recursos es prioridad para nosotros. Tenemos varios programas orientados a proteger de manera sostenible el hábitat de diferentes pueblos de la costa, sierra y selva. Por otro lado, en el área de eficiencia energética hemos tenido muy buenos resultados con el programa de Cocinas Mejoradas en departamentos como La Libertad y Arequipa. Además, estamos promoviendo la difusión del enfoque de viviendas saludables, en donde se reduce el consumo de leña y se elimina el humo de las cocinas, pero también se mejora la nutrición, la salud y las actividades productivas de las familias. Buscamos un desarrollo integral para las familias pobres.  

¿Cómo se estructurará el trabajo del PNUD luego del 2015, año en el que se plantea cumplir con los ODM?

En este momento esa es una discusión que se está dando a nivel internacional y que Naciones Unidas está promoviendo. Tuvimos la Conferencia Río+20, en junio, en donde se discutió también el marco para definir una nueva agenda y objetivos de desarrollo a nivel global después del 2015. En el Perú vamos a tener también un proceso de consultas. Naciones Unidas está impulsando mucho que se adopte el enfoque de desarrollo sostenible, en donde no solo se prioriza el desarrollo económico y social, sino también la sostenibilidad ambiental. Es necesario fomentar un desarrollo humano sostenible, con un fuerte enfoque en el desarrollo de capacidades y el fortalecimiento de las instituciones del Estado.