Ochenta y ocho mujeres y un destino

Mujer empoderada
Foto: Antonio Escalante. MST Apurímac. GEF/PNUD/MINAM

Una de las cosas que más indignación le causan a Lucero Bocangel es el poco (o nulo) valor que los hombres le dan al doble trabajo que las mujeres de la comunidad hacen cada día sin quejarse y sin decir nada a nadie: el doméstico y el agropecuario. “Una labor que requiere las 24 horas del día y que la sociedad, aún extremadamente machista, no tiene siquiera en cuenta”, sostiene con el ceño fruncido. Porque las campesinas son quienes llevan las riendas del hogar, se encargan de los hijos y se ocupan de las chacras que dan de comer a la familia, y en ocasiones, les proporcionan algunos ingresos extras con la venta de los excedentes en el mercado. Pero son invisibles en cuanto a la toma de decisiones que atañen al desarrollo de la localidad. Una situación que ella batalla por revertir. Y ya se está moviendo para hacerlo.

Mujeres unidas

Impulsadas por el Proyecto “Promoviendo el Manejo Sostenible de la Tierra en Apurímac” (MST-Apurímac) del GEF/PNUD/MINAM, que las asesoró en cuanto a trámites legales se refiere, Lucero y varias decenas de mujeres de la zona se reunieron en un Congreso el pasado 23 de septiembre de 2012, y al finalizar el encuentro, en el que debatieron sobre diferentes problemáticas relacionadas con el género y con el futuro de la localidad, sentaron (y firmaron) las bases de la que ya es formalmente la Federación Distrital de Mujeres de Coyllurqui, formada por 88 campesinas de 20 comunidades rurales (tanto de la parte alta como de la parte baja) y articulada con la Federación de Mujeres de la Región Apurímac. Lucero es su vicepresidenta. “Nuestro principal objetivo es que la mujer asuma cada vez más autoridad. Se acabó la baja autoestima y el sufrir en silencio la violencia doméstica. Es mucho lo que tenemos que decir y vamos a hacerlo”, sostiene Lucero.

Aspectos destacados

  • A la fecha 23 comunidades campesinas han elaborado sus Planes de Desarrollo Comunal y 12 municipalidades cuentan con Planes de Desarrollo Concertado gracias al acompañamiento del proyecto MST Apurímac.
  • Durante la campaña 2012-2013 se sembraron 651 hectáreas de cultivos nativos –equivalente aproximadamente a dos veces la superficie de Lima Metropolitana– y el rendimiento en las parcelas del Proyecto MST Apurímac se ha incrementado entre un 150% y un 250%.
  • 5637 ciudadanos, líderes y autoridades vienen siendo sensibilizados con respecto a la degradación de los recursos naturales y cómo reducirla desde la planificación para el desarrollo.

De momento se reúnen de forma periódica y están elaborando un Plan de Trabajo para 2013 que incluye temas como la relación de convivencia con la pareja (quieren acabar con el alcohol y el maltrato), la agricultura (defienden las prácticas ecológicas y la combinación de los conocimientos ancestrales con las técnicas modernas impulsadas por el Proyecto), el agua (un recurso escaso que temen se contamine) y la presencia de una actividad minera en la zona (tanto formal como informal) que se lleva a los más jóvenes lejos de Coyllurqui y que en algunos casos sigue impidiendo el acceso a la mujer a esta actividad económica que dicen no es para ellas.

Y ya han surgido los primeros contratiempos. Muchas mujeres que viven en comunidades alejadas están teniendo dificultades para asistir a las reuniones, pues al ser éstas al final del día tienen problemas en sus casas. Obstáculo casi salvado. Ya se está pensando en hacer los encuentros de forma descentralizada y formar lideresas en cada comunidad.

La mejor opción

“Nosotras creemos firmemente en el desarrollo del campo como la mejor opción de futuro para el distrito. Pero esa negativa se debe su temor a que nosotras ganemos dinero. Tienen miedo de que seamos autónomas. No se ponen a pensar que nosotras no queremos ningún tipo de conflicto con ellos. Solo queremos que no nos tomen como un relleno, sino como una parte importante y fundamental de la sociedad que trabaja para su desarrollo. No pedimos otra cosa que equidad”, finaliza una motivada Lucero.

Promoviendo el Manejo Sostenible de la Tierra (MST-Apurímac) es una iniciativa implementada por el Ministerio del Ambiente, gestionada por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con recursos del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF) y busca combatir la desertificación y la degradación de la tierra a través de un modelo que gestione de forma correcta el uso del suelo, el agua y la biodiversidad.

Últimas Noticias:
View More