Cocinas que mejoran la vida


El PNUD en La Libertad

Desde el 2010, esta región ha empezado a participar en un programa de cocinas mejoradas con gran éxito.

En las zonas más pobres del Perú, las familias viven en pequeñas viviendas con paredes de arcilla y pisos de tierra. En esos espacios diminutos, comen, duermen y descansan generalmente todos juntos. En esos espacios, también, suelen utilizar cocinas tradicionales que no son económicas y que atentan contra su salud. Cocinar sobre un fogón es parte de sus vidas. 

Identificado este problema, en el 2009, el PNUD desarrolló un programa con el Ministerio de Energía y Minas que inicialmente suministró 25 mil cocinas a leña mejoradas a familias de diferentes regiones del Perú. ¿Pero qué ventajas brindan esta clase de cocinas? Primero, usan la energía de manera más eficiente que las tradicionales pues generan el mismo nivel de energía con hasta un 50 por ciento menos de leña. Esto reduce la emisión de gases de efecto invernadero. Segundo, el diseño de la cocina a leña mejorada incluye una chimenea, eliminando así el humo de la casa y la incidencia de afecciones respiratorias. 

Aspectos destacados

  • El proyecto trabaja desde marzo del 2010 con 28 distritos, dentro de los cuales se ubican los 14 más pobres del país.
  • Con la implementación del programa, la región La Libertad evitará la emisión de 41 mil toneladas de CO2 al año.

Con el correr del tiempo, se han adherido al programa dos nuevos socios: los gobiernos regionales de La Libertad y Arequipa. La meta es suministrar otras 125 mil cocinas mejoradas y beneficiar a un total de 750 mil personas. “Con la implementación del programa, la región La Libertad evitará la emisión de 41 mil toneladas de CO2 al año”, afirma José Murgia Zannier, presidente de la región. Ha dado tan buenos resultados en La Libertad, que este programa ha sido seleccionado dentro de las mejores iniciativas en el premio Buenas Prácticas en Gestión Pública 2012, organizado por Ciudadanos al Día con el apoyo de la Defensoría del Pueblo y la Universidad del Pacífico.

Los testimonios de madres de familia apoyan la causa del proyecto. “Antes cocinaba sobre piedras o ladrillos. Luego, escuché que el gobierno regional iba a dar las cocinas y me presenté. Ahora con esta cocina la comida está lista en una hora”, dice Sara de Nureña, beneficiaria del programa en la provincia de Gran Chimú.

            Juan Polo, coordinador del PNUD en la región, señala que La Libertad tiene 83 distritos y 43 de ellos están en condiciones de pobreza. No solo eso, de los 17 distritos más pobres del Perú, 14 se encuentran en esta región. “El proyecto trabaja desde marzo del 2010 con 28 distritos, dentro de los cuales se ubican los 14 más pobres del país”.

            El proyecto original culmina en octubre, pero se pretende realizar una segunda etapa con la intención de abarcar más distritos y terminar de cubrir completamente otros gracias a la buena recepción de los pobladores. “Se ha involucrado a todas las personas, incluso a quienes no tenían DNI, porque en esta región todavía hay quienes no cuentan con este documento. El programa ha sido muy inclusivo en ese aspecto”, agrega Polo.

Olinda Díaz, otra madre de familia que vive en la provincia de Gran Chimú es una de miles que agradece esta oportunidad. “Nos sentimos contentos en mi familia. Se cocina más rápido, se ahorra más leña y el humo ha disminuido. Antes todo se llenaba de humo y mis pequeños, que son asmáticos, eran los que más sufrían. Ahora todo ha cambiado”, finaliza.

Proyecto relacionado
Programa de cocinas mejoradas

El uso de estas nuevas cocinas incrementa la calidad de vida de las familias, ya que se evita la exposición a los contaminantes que se generan por la quema de la leña.

más