El Lugar de la Memoria: un museo contra el olvido


Este espacio buscará convertirse en un lugar de información para las futuras generaciones. FOTO: Caretas.

En 2013, este espacio ubicado en el distrito de Miraflores, en Lima, abrirá sus puertas. ¿Qué significa esta iniciativa para un país como el Perú?

Hilaria Supa Huamán es quechuahablante. En los últimos años de la década de 1980 y los primeros de 1990 presidió distintas organizaciones de mujeres en el ande peruano. Su labor no era nada sencilla: en el Perú se desataba una violencia jamás imaginada, que según cifras de la Comisión de la Verdad y Reconciliación dejó más de 69 mil víctimas. El mayor porcentaje estaba representado por personas de condición humilde, que vivían en la serranía. Quechuahablantes al igual que ella.

“La violencia arrasó comunidades enteras, llevándose no solo la vida de personas inocentes sino también el conocimiento ancestral y las costumbres de esos pueblos. Perdí amigos y familiares cercanos”, dice Hilaria Supa, quien hoy integra la Comisión de Alto Nivel del Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social. Este proyecto, que cuenta con el apoyo del PNUD, viene construyéndose en el distrito de Miraflores. La inversión para su edificación alcanza los 27.3 millones de soles, a los que se adicionarán cerca de 5 millones más para el equipamiento técnico de sus instalaciones. Se prevé que los trabajos de construcción culminarán a mediados del 2013.

Aspectos destacados

  • Según cifras de la Comisión de la Verdad y Reconciliación la violencia interna dejó más de 69 mil víctimas entre 1980 y 1992.
  • Se espera que para mediados del 2013 el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social abra sus puertas al público nacional.

Diego García Sayán, presidente de la comisión del proyecto, señala que el Lugar de la Memoria debe convertirse en un espacio para la reconciliación entre todos los peruanos y servir como base de información para las futuras generaciones. La intención es concientizar a todos y que tal grado de violencia nunca vuelva a repetirse

El trabajo de la comisión ha consistido en convocar y promover reuniones con representantes del gobierno nacional, asociaciones de víctimas, periodistas especializados, directores de cine y teatro para el diseño del museo. “La intención es lograr que el museo sea atractivo y didáctico para quienes en el futuro decidan visitarlo. Asimismo se pretende contar con exposiciones temporales para mostrar un contenido novedoso”.

Con la intención de aprender de realidades similares, Diego García Sayán ha viajado a Chile, Argentina, Estados Unidos y México, países en donde existen  museos edificados en honor a víctimas de conflictos. “Aun así, creo que la complejidad de la violencia que se vivió en nuestro país no se puede comparar con ningún caso”.

Se busca que el museo de la Memoria no dependa de los requerimientos de los gobiernos nacionales que vendrán en las futuras décadas. “La intención es hallar un diseño  jurídico ad hoc que garantice la presencia en el tiempo del museo. No queremos que en diez años pierda su esencia y se convierta en un lugar de modas”, advierte García Sayán.

Se espera que para diciembre del 2013 el Lugar de la Memoria, la Tolerancia y la Inclusión Social abra sus puertas al público nacional. Supa Huamán cree que si existe el apoyo internacional, a través de donaciones o préstamos, podría adelantarse la fecha. “El museo es una necesidad para el Perú, allí estará una parte de la historia nacional que todos debemos conocer. Y más aun los jóvenes, que serán quienes lleven este país hacia adelante”.

Publicaciones relacionadas
Perú: la oportunidad de un nuevo ciclo de desarrollo

El trabajo aquí presentado es el resultado de un riguroso proceso de investigación desarrollado bajo el enfoque de la metodología prospectiva del PAPEP-PNUD y que ha tomado en cuenta la voz de la ciudadanía, de los líderes y del saber experto a través de informes especializados.

Más