Red del Pacto Global promueve empresas seguras y libres de violencia

02 sep 2013

Los días 3 y 4 de setiembre, el Dr. Arístides Vara Horna, de la Universidad de San Martín de Porres de Perú, compartirá con directivos y gerentes de empresas locales los resultados de su investigación sobre el impacto de la violencia en los costos empresariales. Las actividades son organizadas por la Red del Pacto Global, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Cooperación Alemana al Desarrollo (GIZ).

Directivos/as de empresas con responsabilidad social participarán de un desayuno de trabajo el martes 3 desde las 7:30 horas, en el Salón Auditorio del BBVA (Mcal López y Torreani Viera). Al día siguiente, de 13 a 18 horas en el Hotel Sheraton, se llevará a cabo un workshop dirigido al personal de nivel gerencial de las empresas interesadas.

Ambas actividades buscan promover acciones desde el sector empresarial a favor de la prevención y erradicación de la violencia contra las mujeres. En la ocasión será presentada la publicación Criterios para una empresa libre de violencia contra las mujeres - Paraguay, una propuesta de 19 criterios de aplicación para lograr una empresa segura, libre de violencia contra las mujeres, colaborando además con el cumplimiento de estándares de responsabilidad social, normas legales vigentes y convenios internacionales de Derechos Humanos. El documento está basadoversiones publicadas en Perú y Ecuador por el Programa Regional Combatir la Violencia Contra la Mujer en Latinoamérica (ComVoMujer) de la GIZ y fue adaptado a nuestra realidad con la colaboración del Pacto Ético Comercial (PEC).

Para profundizar en la temática, se contará con la presencia del Dr. Arístides Alfredo Vara Horna, catedrático de la Universidad de San Martín de Porres (USMP) de Perú y Director del Instituto de Investigación de la Facultad de Ciencias Administrativas y Recursos Humanos de dicha casa de estudios. El señor Vara Horna es autor de la investigación "Los costos empresariales de la violencia contra las mujeres en el Perú" (2013), que revela las importantes pérdidas generadas por la violencia basada en género que sufren las trabajadoras remuneradas, principalmente a causa de la denominada violencia doméstica o intrafamiliar. Uno de los cálculos obtenidos indica se pierden 70 millones de días laborales por año, representando una pérdida de valor agregado empresarial mínimo de 6 mil 744 millones de dólares americanos, equivalente al 3,7% del PIB de Perú.

Este y otros estudios realizados a nivel mundial corroboran que si las empresas evitan actuar frente a la violencia contra las mujeres, considerándola fuera de su alcance, esta grave problemática de salud pública y de derechos humanos seguirá siendo extremadamente costosa para ellas. Las mujeres víctimas de violencia sufren una grave disminución de su desempeño laboral, generando sobrecostos que podrían ser evitados por las empresas a través de medidas de prevención. Combatiendo las diferentes formas de violencia contra las mujeres, las empresas evitan también otros riesgos graves, ya que los empleados violentos representan un problema de seguridad interna y su presencia daña la reputación de la organización. Por estas razones, la Red del Pacto Global, el PNUD y el Programa ComVoMujer de la GIZ buscan, a través de las actividades mencionadas, que las empresas tomen conciencia sobre el impacto significativo y económicamente negativo que tiene la violencia hacia las mujeres y que, como parte de sus estrategias de Responsabilidad Social Em¬presarial (RSE), impulsen acciones para prevenir y erradicar este flagelo.

Más información:

Libertad Gutiérrez Oficial de Comunicación Tel.. 595 21 -611980 int 191 Cel.: 595-976-926010 Correo electrónico: libertad.gutierrez@undp.org

INFORMACIÓN ADICIONAL

En Latinoamérica, al igual que en el resto del mundo, la violencia en el ámbito laboral afecta particularmente a las mujeres. Algunas cifras mundiales recientes indican que el 80% de los casos denunciados de violencia en el trabajo son contra la mujer y que las pérdidas laborales causadas por el estrés y la violencia representan entre el 1 y el 3.5% del Producto Interno Bruto (PIB). También se estima que dentro de las empresas existen trabajadoras víctimas de violencia doméstica o intrafamiliar (el 21% de las empleadas a tiempo completo en los Estados Unidos), así como trabajadores que son victimarios en sus hogares y/o en el ámbito laboral. Se ha podido demostrar, a través de investigaciones en distintos países, que las empresas asumen aproximadamente un 40% de los costos socioeconómicos causados por la violencia hacia la mujer, mientras el perpetrador solamente tiene a su cargo 15%.


La violencia contra las mujeres en Paraguay

En Paraguay, sabemos que la violencia hacia las mujeres adopta diversas formas −violencia intrafamiliar, abuso sexual, acoso en el lugar de trabajo, violencia en la vía pública, trata de personas, entre otras− y, a pesar de los esfuerzos públicos y privados por erradicarla, sigue impactando transversalmente en la vida de muchas mujeres, afectando hogares, comunidades y espacios laborales. Lamentablemente, sólo existen datos parciales sobre el alcance nacional de la violencia contra las mujeres de todas las edades y en todas sus manifestaciones, por lo que se hace difícil conocer la verdadera magnitud del problema y afrontarlo con éxito. Sin embargo, se sabe que el 53% de las mujeres entre 15 a 65 años tuvo una experiencia directa de violencia dentro de su casa (Centro de Documentación y Estudios, 2003) y que los porcentajes de violencia aumentan cuando más jóvenes son las mujeres. Tampoco han sido calculados los costos de este flagelo para las empresas.