Adversidad bien encarada

lalala
Ante la necesidad de proveer mantas a los afectados ante las inundaciones provocadas por el Río Paraná en el 2010, la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) optó por la compra de frazadas artesanales.Un total de 300 artesanos, integrantes de 12 comités diferentes, proveyeron 3000 cobertores, con lo cual se benefició a un total de 600 familias. La experiencia constituyó una buena práctica de articulación de acciones, recursos y esfuerzos que, pueden ser potenciados para generar nuevas oportunidades de inclusión para grupos vulnerables.

Las sucesivas lluvias en la cuenca del Río Paraná, entre octubre de 2009 y julio de 2010, ocasionaron el desborde de su nivel normal, hasta sobrepasar los 3 metros en el momento más crítico. La ubicación de las represas hidroeléctricas de Itaipú y Yacyreta, situadas sobre el río Paraná a 370 Kilómetros, la una de la otra, no favoreció la situación delicada del litoral en los departamentos de Alto Paraná e Itapúa.

 El gran volumen de agua precipitada quedó contenido por los diques, sin embargo, al llegar al punto máximo de retención, ambos embalses debieron ser desagotados, inundando de esta forma superficies extensas de campos y  pueblos ribereños que venían sobrellevando problemas por los temporales.

El impacto de las inundaciones exigió brindar asistencia humanitaria a los afectados, razón por la cual, el Estado Paraguayo declaró situación de emergencia en mayo de 2010 (mediante la Ley Nº 3997), tras considerar las condiciones adversas de varios distritos de los departamentos de Alto Paraná, Itapuá, Misiones y Ñeembucú, con campos y viviendas alcanzados por las aguas. La inapropiada situación de los habitantes de la zona costera empeoró aún más, tras la ola de frío que sobrevino en la región, provocando la pérdida de ganado vacuno e incluso la muerte de 12 personas, según reportes policiales.

La Secretaria de Emergencia Nacional (SEN) asistió a la población afectada con la provisión de alimentos, albergues, chapas de metal para la reparación de techos, insumos de primeros auxilios y medicamentos. También fue necesario suministrar abrigos a los perjudicados, teniendo en cuenta que las bajas temperaturas generaron enfermedades respiratorias, intoxicación por monóxido de carbono, proveniente del humo de los braceros, utilizados como calefacción, e incluso muertes por hipotermia.

Ante la necesidad de proveer mantas a los afectados, la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) optó por la compra de frazadas artesanales, a sabiendas de que el precio de los productos industriales es inferior a los de confección manual. Así, dadas las circunstancias y apelando a criterios de reducción de vulnerabilidad, se encaró la iniciativa de generar ingresos económicos para beneficiar a las comunidades de artesanos. A tal efecto, la SEN aunó esfuerzos con el Instituto Paraguayo de Artesanía –organismo público responsable en el tema – para coordinar las acciones correspondientes.

El Instituto Paraguayo de Artesanía identificó en la localidad de Carapeguá (ubicada en el departamento de Paraguarí, a 84 Km de la capital), un zona de producción artesanal capaz de brindar respuesta a los requerimientos de la Secretaría de Emergencia Nacional; iniciando de esta manera un proceso que derivó en la formalización del trabajo de los artesanos, en la certificación correspondiente del mismo, así como en el fomento  de las capacidades organizativas.

Activación de la economía

  • Cuando la SEN vino a retirar el trabajo que nos había pedido, nos pasamos dos días subiendo las colchas al camión; el pueblo entero estaba pendiente de nuestra venta, ya que todos saben que cuando ocurre algo como esto, el dinero se distribuye de forma justa y la economía se activa Mirta Cáceres (Artesana de Carapegua)

Un total de 300 artesanos, integrantes de 12 comités diferentes, proveyeron 3000 cobertores de lana a la SEN. Se benefició con la operación a un total de 600 familias (incluyendo a productores y proveedores de materia prima). La venta de cada comité ascendió a 2.500 US$; haciendo un total de 30.000 US$, que fueron cubiertos con recursos de un fondo de 100.000 US$ que el gobierno de Brasil entregó a las Naciones Unidas en calidad de donación. Los recursos proveídos por el gobierno brasileño fueron ejecutados de acuerdo a los procedimientos del PNUD y permitieron financiar varias actividades previstas por la SEN para dar respuesta a la situación de emergencia.

SEN impusla a tejedoras de Carapeguá

Al recorrer el centro urbano de Carapeguá, es difícil imaginar que en los barrios de esa ciudad, existe una extensa red de mujeres y hombres tejiendo la identidad local. El oficio tradicional del lugar tiene muchas dificultades actualmente: el precio al que logran vender las prendas que se fabrican, es solo un tercio del valor que tienen en la capital paraguaya, lo que indica que la mayor parte de las ganancias de la producción queda en manos de intermediarios; muchas veces solo se logra recuperar los costos. La Secretaría de Emergencia Nacional, se vio en situación de proveer abrigo a los afectados por las inundaciones del Río Paraná en el invierno pasado. El hecho de que decidiera comprar frazadas directamente de comités de tejedoras carapegueñas, permitió a las artesanas un inusual ingreso, no solo por la cantidad de prendas solicitadas, sino porque recibieron un pago justo por su trabajo.

Algunas mujeres tuvieron oportunidad de ahorrar sus ganancias, otras las invirtieron en materia prima asegurando así la producción futura; otras mas, pudieron hacer mejoras en sus viviendas, pues para ellas es indispensable contar con un espacio cubierto donde rabajar en invierno, protegidas del frío y la lluvia; pero el mayor aprendizaje, ha sido la comprensión de la importancia de fortalecer la organización social para seguir conquistando oportunidades similares.

 

 

Buenas práctias
Adversidad bien encarada

Ante las inundaciones provocadas por el Río Paraná en el 2010, se requirío la intervención de la Secretaría de Emergencia Nacional. Dicha institución, además de brindar asistencia humanitaria a la población afectada, logró reducir exitosamente las vulnerabilidades en comunidades de artesanos.

Ver más
Buenas práctias
Al servicio de las peronas y las naciones

Ante las inundaciones provocadas por el Río Paraná en el 2010, se requirió la intervención de la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN), para brindar asistencia humanitaria a la población afectada; pero dicha institución además, logró reducir vulnerabilidades en comunidades de artesanos, como actividad adjunta al plan que estaba siendo desplegado.

Ver más