Para hacer frente a la crisis diversos sectores coinciden en necesidad de pacto fiscal integral con monitoreo

24 sep 2013

image Representantes de los políticos que manejan el área económica aportaron al debate

Tegucigalpa, 24 de septiembre de 2013.- La urgencia de un pacto fiscal integral, legítimo y transparente, fue el punto coincidente entre representantes de la sociedad civil, la empresa privada y los partidos políticos, quienes analizaron las “Políticas económicas para el Desarrollo: desafíos y perspectivas en tiempos de crisis”.

En conversatorios separados, los políticos que manejan el área económica; empresarios; los extitulares de Finanzas y el Banco Central de Honduras; el Grupo de Diálogo Ciudadanía Activa y el Colegio de Economistas, también coincidieron en que, más importante que la firma de un pacto, es el monitoreo y seguimiento que se le dé al mismo para su cumplimiento.

La propuesta busca lograr un consenso para hacer frente a la actual crisis económica, arrancando con un pacto que sea impulsado por el próximo gobierno con el respaldo de los diferentes  sectores del país.

Los encuentros fueron convocados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD).

El propósito es generar un dialogo sobre los temas económicos del país porque cuando asuma el nuevo gobierno va a tocar un tema  financiero muy fuerte. Si se puede conversar ahora y compartir ideas sobre lo que se debería hacer para poder tomar decisiones rápidas, realmente podemos limitar el impacto y generar un poco más de continuidad en el país, dijo Edo Stork, representante del PNUD.

En los conversatorios, el  argentino José Luis Machinea, ex secretario ejecutivo de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL), hizo un recorrido sobre la situación económica mundial, y cómo esta, unida a las condiciones internas, afectan el país. 

Por su parte, el guatemalteco Ricardo Barrientos, especialista en temas de política fiscal y evaluación y seguimiento de políticas públicas y economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), después de relatar los desaciertos que  tuvo su país para llegar a un pacto fiscal  y cómo logro resolverlos, negó el mito de que en tiempo electorales no se puede hablar sobre este tipo de acuerdos porque afectan el capital político,  y aclaró que es más bien en este momento que se puede llegar a un acuerdo, como lo muestran las experiencias de otros países.

 

Señaló que el acuerdo mínimo debe precisar cómo se va a mejorar la calidad y eficacia del gasto público;  la transparencia y el combate a la corrupción, la viabilidad  financiera y la reforma tributaria; asimismo reiteró que al presentar sus propuestas de plan de Gobierno, los actuales candidatos presidenciales deben decir cuánto costaría ponerlos en marcha; de dónde obtendrán el dinero y en cuánto tiempo y cómo esperan hacerlo.

 

Barrientos también recomendó organizar un grupo de pensamiento con los exministros de Finanzas y el Banco Central, sin importar su filiación política, para que ofrezcan análisis y recomendaciones sobre cómo mejorar la gestión financiera del país.  


Extitulares de Finanzas y del Banco Central de Honduras que participaron en uno de los conversatorios