Migración, desarrollo humano y ciudadanía

Publicado en 31 dic 2008 (39 páginas)
image

El paradigma del desarrollo humano plantea que las personas deben de contar con las capacidades y oportunidades que les permitan vivir la vida que tienen razones para valorar.

A este fin, el logro de libertades negativas, como la falta de alimentación, la carencia de educación o de educación pertinente y de calidad, la falta de empleo, la pobreza, entre otros, son únicamente requisitos básicos para que las personas puedan ejercer sus libertades positivas, como ser un empleo digno, el poder participar en las decisiones que se toman en su comunidad, el poder constituir una familia, por mencionar solo algunos. Para el ejercicio tanto de las libertades negativas como positivas es necesario que las personas puedan ejercer su capacidad de agencia, y a este fin es indispensable que el Estado y la sociedad en su conjunto gesten los espacios y las oportunidades necesarias.

El ejercicio de estas libertades está estrechamente vinculado con la condición ciudadana. En su condición de ciudadanos plenos, las personas deben ser capaces de ejercer todos sus derechos civiles, políticos, económicos, sociales, culturales y de solidaridad de los pueblos o colectivos. Asimismo, el ejercicio de la ciudadanía plena entraña responsabilidades. Es aquí donde se rescata el elemento del compromiso social que deben ejercer los ciudadanos/nas de una nación. Ese compromiso social implica, entre otros, un activo involucramiento en los asuntos de interés colectivo, el sentido de identidad no solo individual, sino que también colectiva.

Destacado

  • Migración, desarrollo humano y ciudadanía
  • La globalización, la migración y las opciones multiculturales
  • Los migrantes y el mercado laboral
Descargar Documento