Con el apoyo del PNUD, Cuba fortalece los vínculos entre economía y medio ambiente

07 oct 2013

image

Crear un grupo de trabajo y un plan de acción dirigido a fortalecer la atención de los aspectos relacionados con la economía ambiental, así como una red de intercambio, fueron algunas de las principales recomendaciones que surgieron del “Primer taller nacional sobre la valoración económica de los daños ambientales y de los bienes y servicios ecosistemicos”.

Otros acuerdos señalan la necesidad de fomentar en los territorios la atención a los temas relacionados con la valoración económica de los bienes y servicios de los ecosistemas, en los programas de formación profesional. En este sentido se planteó que se deben continuar recopilando las experiencias desarrolladas en el país, para lo cual es fundamental buscar las vías adecuadas para compartir y difundir la información. En este sentido, ANEC y el Ministerio de Educación Superior allí representados, ofrecieron su red de expertos para poder difundir las prácticas y los conocimientos acumulados por Cuba y otras regiones del mundo en esta materia.

Este fructífero encuentro tuvo lugar los días 3 y 4 de octubre y fue convocado por el Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (CITMA), junto al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Participaron especialistas y decisores de diversas instituciones cubanas, con el objetivo principal de compartir, analizar y reflexionar sobre los estudios realizados e identificar las principales barreras y vacíos que necesitan una mayor atención por parte de los especialistas. 

Estuvieron presentes en el encuentro los Viceministros América Santos y  Danilo Alonso, del CITMA; la Vicepresidenta Primera del Banco Central de Cuba, Irma Martínez; el Segundo Jefe del Estado Mayor de la Defensa Civil, Coronel Luis A. Macareño, y el Representante Residente Adjunto del PNUD Claudio Tomasi. Participaron además unos 60 especialistas de varios ministerios incluyendo, Finanzas y Precios, Turismo, Energía y Minas, Agricultura, Educación Superior y Alimentación, así como la Oficina Nacional de Estadísticas e Información, y el Instituto Nacional de Investigaciones Económicas. 

En las palabras inaugurales, Danilo Alonso expresó que el proceso de actualización del modelo económico cubano marca pautas en relación a la evaluación económica de los servicios de los ecosistemas y de los daños ambientales. Comentó que hacer entender los temas ambientales como una oportunidad y no como una barrera o un gasto sin retorno para las empresas y los diversos sectores de la economía, constituye un gran reto.

En este sentido, Orlado Rey, Director de Medio Ambiente del CITMA, explicó en la presentación que dio inicio al taller, que por varios años Cuba ha venido realizando un trabajo constante, el cual ha traído como resultado la inclusión de indicadores ambientales en el Plan de la Economía. Agregó que la Comisión para la Implementación de los Lineamientos está indicando fortalecer en la política ambiental,  y reconocer la valoración de  los recursos naturales, para su adecuada gestión y como  garantía de la sostenibilidad del modelo cubano.

En cuanto a los nuevos retos, Rey enfatizó que los Lineamientos son una plataforma excelente para avanzar en los aspectos relacionados con la valoración económica de los recursos naturales, pues brindan una gran oportunidad para insertarse en el sistema de planificación, al tiempo que ofrecen nuevos niveles de la gestión ambiental en la esfera económica. No obstante, recalcó que debe fortalecerse el marco legal, además de la necesidad de continuar trabajando en función de lograr un cambio en las maneras de pensar y hacer entorno a los temas ambientales. “Hay que fortalecer los nexos entre economía y medio ambiente para crear una economía más eficiente” afirmó.

Similar opinión tiene la Defensa Civil de Cuba. El Coronel Luis Macareño reconoció  la importancia que tienen para el país estos estudios y valoraciones de los recursos naturales, y exhortó a los especialistas a continuar desarrollando metodologías y mecanismos en función de lograr la ágil respuesta que los tomadores de decisiones requieren. “La valoración económica de los ecosistemas no solo son de utilidad después del impacto de un fenómeno natural extremo. También lo son para prevenir y prepararse antes de que ello ocurra”, dijo.

Por su parte, Claudio Tomasi, expresó que el propósito del PNUD es ayudar a proporcionar insumos a través del desarrollo de estudios, asesoramiento y experiencias pilotos en varios proyectos, los cuales proponen  alternativas más factibles para la incorporación de estos conceptos de sostenibilidad a las agendas de desarrollo, tanto a nivel sectorial como territorial. “Este es un esfuerzo conjunto de colaboración para continuar construyendo alianzas y poner en contacto a los actores principales, para entre todos identificar los próximos pasos a seguir”, expresó.

EL PNUD en Cuba tiene una sólida carpeta de proyectos ambientales que por más de 20 años se han desarrollado en diferentes regiones del país involucrando a múltiples instituciones y actores. Esto ha  permitido fortalecer capacidades nacionales en función de una mejor gestión ambiental a favor del desarrollo sostenible. En el marco de estos proyectos, se han apoyado diversos estudios de valoración económica de los bienes y servicios ambientales, muchos de los cuales fueron compartidos durante este encuentro.