Evitar pérdidas económicas es también una ganancia para el desarrollo

evitar perdidas economicas
Eduardo con sus compañeros en plena faena

Toda su vida ha sido guardabosques. Es un trabajo difícil, con múltiples tareas como la vigilancia constante de áreas forestales, la educación de los pobladores y visitantes, la protección del patrimonio natural, la respuesta a emergencias y la extinción de incendios. “Controlar y extinguir el fuego en el bosque es un trabajo difícil, tenemos que llevar el equipamiento pesado por terrenos de difícil acceso,  a veces con mulos. Ahora es un poco más fácil, estamos mejor capacitados y los equipos tienen mayores beneficios para hacer más efectivo nuestro trabajo. Estos  nos dan mayor protección y agilidad para llegar al lugar y responder con mas rapidez.” Explica Eduardo Martínez García, guardabosque del municipio Urbano Noris, Holguín.

ASPECTOS DESTACADOS

  • Disminuido el impacto de incendios, de 5 mil a 400 hectáreas.
  • Disminuidos en un 10% los índices de degradación de los suelos y contaminación de las aguas.
  • Aumentado el acceso de mujeres y jóvenes a puestos calificados.
  • Estimulada la producción de softwares y herramientas de gestión local.

Eduardo es uno de los 140 miembros de las cinco brigadas asociadas a los cuatro puestos de mando contra incendio de la oriental provincia Holguín. Esta zona ha sido afectada durante más de 10 años por una severa sequía, sin embargo, en el 2008 fue azotada por el huracán Ike, fenómeno hidrometeorológico de gran magnitud. La provincia tiene además una extensa área de bosques fundamentalmente en zonas montañosas, lo cual representa un gran riesgo para los incendios forestales. Ante estas  amenazas el PNUD ha implementado varios proyectos conjuntamente con el gobierno y las autoridades locales del  territorio.

Para reducir los impactos negativos de estos fenómenos naturales, se han fortalecido las capacidades locales de gestión en la prevención, preparación, respuesta y recuperación ante las afectaciones de desastres. Esta labor se articula con los Centros de Gestión para la Reducción de Riesgo (CGRR) en los gobiernos municipales y los puntos de alerta temprana (PAT) a nivel de comunidades vulnerables, donde se dispone de medios de comunicación. Con el fin principal apoyar la toma de decisiones del  gobierno local en función de la gestión de riesgos, se elaboran estudios, diagnósticos, procesamiento ágil de información y  disponer de los medios de comunicación. Los CGRRs se integran al Sistema de la Defensa Civil en Cuba acorde a la Directiva No1,  instrumento jurídico que rige la política nacional en esta materia.

Los proyectos del PNUD también facilitan la transferencia de  los conocimientos y  tecnologías  necesarios para poder llevar adelante esta complicada tarea. Con orgullo Eduardo nos habla de las buenas calificaciones que él y sus colegas han recibido en las recientes capacitaciones.

Como resultado de estos esfuerzos, el Cuerpo de Guardabosques ha logrado disminuir en un 10 % el impacto de incendios,  pasando de 5 mil hectáreas afectadas con 74 focos en 2011 a 400 ha con 39 focos en 2012. Para ello, se ha fortalecido la cadena de actuación oportuna a través de la detección satelital mediante el uso del software Queimada -facilitado por Brasil a través de una iniciativa de  cooperación Sur-sur-, que conecta los circuitos forestales con los Puntos de Alerta Temprana, permitiendo la inmediata extinción del incendio con los medios adquiridos. 

Al respecto Eduardo explica que “Parte del éxito de esta cadena de actuación se debe a la participación  de los campesinos que se agrupan en brigadas de extinción  con  nuestra conducción técnica. Los medios que hemos recibido con los proyectos y que están bajo nuestra custodia, son distribuidos a los campesinos cuando debemos extinguir un incendio”.

“Con la nueva tecnología  y el uso del desarrollo científico técnico los guardabosques hemos aumentado nuestro nivel de preparación. Ahora  se detectan mejor los incendios y evaluamos mejor los daños y el personal está más protegido” dice Eduardo. “Nuestra dirección está valorando que el Cuerpo de Guardabosques pueda asumir en temporada de lluvia, cuando ocurren los huracanes, otras tareas relacionadas con la RRD ante la amenaza de  estos fenómenos naturales como el rescate a personas en zonas de difícil acceso”.

 

 

Estas acciones disminuyen los índices de degradación de los suelos y la contaminación de las aguas, conservan la superficie boscosa y la diversidad biológica, disminuyen las emisiones de gases tóxicos así como las pérdidas económicas. Al proteger así el entorno disminuyen los gastos en recuperación después de un fenómeno natural.

Los proyectos del PNUD propician la articulación de disimiles SAT con los CGRR como los: hidrológicos, epidemiológicos, meteorológicos, sismológico y contra incendios. Tienen como principio la descentralización y propiciar el trabajo multisectorial y de consenso;  facilitan  al  Gobierno   manejar información  oportuna en función de su gestión, con el respaldo  de estudios y el flujo  ágil de información.

Los CGRR estimulan el uso de las TICs para la gestión, destacándose el uso de sistemas de información geográfica; favorecen el acceso de mujeres y jóvenes a puestos calificados; y estimulan la producción de softwares y herramientas de gestión local. Además crea las bases en el territorio para emprender la gestión para la RRD en función de garantizar la resiliencia de los avances de desarrollo que se alcancen en el sector agroalimentario y la protección del medio ambiente, beneficiando a entidades económicas, instituciones sociales y  población en general.

Estas experiencias están documentadas y han sido compartidas con los países del caribe. Asimismo, se han realizado disimiles talleres sobre reducción del riesgo ante desastres  beneficiando a 6 provincias de Cuba y países del área.